• GASTRONOMÍA
  • HOTELERÍA
  • PROFESIONALES GASTRONÓMICOS
  • REPOSTERÍA

Monín Verificado

 

Se el primero en calificar!

El fabricante y habitante de un pequeño poblado francés, Georges Monin, había recibido a su familia para cenar cuando su cuñado le pidió una bebida como bajativo de la cena. Habiéndose proclamado a sí mismo como un cocinero entusiasta y ávido, Georges disfrutaba de ser un buen anfitrión. Se deleitaba en las reuniones familiares en las cuales podía experimentar con combinaciones de sabores y preparar comidas sabrosas compartiendo al mismo tiempo con sus seres más queridos. Mientras servía un licor bajativo en las copas, se dio cuenta de que el aroma que emanaba de la botella era débil y el color era opaco. Degustó el líquido para saborearlo ligeramente y decidió inmediatamente que luego de servir una comida con un sabor tan exquisito y un aroma tan cautivante, el bajativo no era apropiado para cerrar la noche. Rebuscó en su bar, simplemente para darse cuenta de que todos y cada uno de los licores bajativos tenían el mismo sabor apagado y sensación que el primero. No mucho después, Georges se dio cuenta de que en realidad faltaba un sabor que impactara en muchas de las bebidas que había probado. Concluyó que, si era capaz de encontrar algunas frutas vibrantes, entonces podría aplicar sus conocimientos de manufactura y culinarios para extraer ese sabor en un líquido que pudiera dar sabor a todo desde licores bajativos, hasta café y hasta agua. 

Escribe una reseña

Tu clasificación
Navegar

Precio

Servicio

Calidad

Your review recommended to be at least 140 characters long :)